Realizan diálogo intercultural con la comunidad universitaria de URACCAN Las Minas
La comunidad universitaria del recinto Las Minas dialogando sobre la resiliencia de los pueblos indígenas. 

El centro de salud de las comunidades siempre fue el bosque, la montaña.

Un diálogo intercultural se realizó este lunes, 10 de agosto 2020, en el auditorio Mamá Cheya de URACCAN, en su campus de Siuna, denominado “Pueblos indígenas y resiliencia en el contexto del COVID-19, con el objetivo de conmemorar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

El diálogo fue articulado, desde Rectoría, entre Vicerrectoría, CEIMM, el área de Cultura y Bienestar Estudiantil, promoviendo el diálogo intercultural para visibilizar las luchas históricas de los pueblos indígenas de la Costa Caribe Nicaragüense y sus implicaciones en las vid personal y colectiva, y las prácticas que estos fomentan ante la pandemia desde su cosmovisión y espiritualidad.

La PhD. Leonor Ruiz Calderón, vicerrectora del recinto Las Minas, dijo que gracias a los conocimientos de los pueblos indígenas y su relación con el mundo natural, sabemos desde hace muchos años atrás que la degradación del medioambiente desencadena enfermedades.

La vicerrectora dijo que los pueblos indígenas están buscando sus propias soluciones a esta pandemia, están tomando medidas y utilizando su propio conocimiento y prácticas tradicionales, como el aislamiento voluntario y el cercamiento de sus territorios, así como medidas preventivas difundidas y abordadas en sus propias lenguas.

La maestra Maria Cristina Feliciano, lideresa indígena de la organización de mujeres de la nación Mayangna, explicó que los pueblos indígenas y las mujeres están en sus comunidades preparando las bebidas que se vienen probando para curar las enfermedades, entre ellas el COVID-19.

Las luchas que han librado los pueblos indígenas han logrado algunos frutos y uno de los es la ley de lenguas, en Nicaragua, pero hace falta la implementación de las leyes como pueblos y como mujeres, dijo Feliciano.

Con la crisis que se vivió en los territorios y la pandemia nos ha afectado micho, sobre todo las mujeres hemos sufrido discriminación, violencia estructural y como pueblo debemos unirnos desde esta crisis, y hay mejor organización para enfrentar esta pandemia y otros problemas que afrontan.

“Las mujeres y los pueblos indígenas han puesto su mirada a la medicina tradicional para salvar vidas, y las mujeres y los líderes han enfrentado la pandemia, hemos tenido muertes, pero en nuestras comunidades hay más unidad para intercambiar las plantas medicinales y conocimientos ancestrales para hacerle frente”, afirmó Feliciano.

Briediel Rosales, estudiante miskita y quien permanece en la residencia estudiantil en Siuna, aseguró que el pueblo miskito ha utilizado la medicina tradicional, que le da un valor unico a la naturaleza y le da importancia a cada hierba: jengibre, cuculmeca, raíz de cilantro, eucalipto, cáscara de mago, hombre grande, son las que se utilizan en la comunidad. En la residencia estudiantil lo que se tiene son medidas de prevención, como lavado de manos, uso de mascarilla y el distanciamiento social, sostuvo la estudiante miskita.

El maestro Baudilio Miguel Lino, docente indígena de URACCAN Las Minas, informó que los pueblos indígenas nunca esperaron que les resolviera sus enfermedades un centro de salud; su centro de salud era la naturaleza, la montaña, el bosque, el aceite, los cascos de animales, los cuernos y eso hoy se sigue utilizando.

URACCAN, como una universidad comunitaria intercultural, promueve espacios de reflexión para recrear y revitalizar las culturas de nuestros pueblos y comunidades.

Publicado:
Escrito por
José Garth Medina