Orden Ciudadanía Intercultural dedicada al señor Donald Ríos Obando
El señor Donald Ríos Obando (Q.E.P.D.), junto al vicerrector del recinto Nueva Guinea, PhD. Eugenio López.

Homenaje a un benefactor y promotor cultural incansable

URACCAN recordará por siempre al señor Donald Ríos Obando (Q.E.P.D) como uno de sus principales fundadores, un amigo y luchador incansable por el respeto a los derechos humanos, el rescate cultural y el desarrollo comunitario. Por ello, a través de la Orden Ciudadanía Cultural Dr. Hilory Henningston Omeir Wesbter, URACCAN rindió mérito en 2015 al loable trabajo del señor Ríos Obando, quien dejó su huella imborrable en el patrimonio cultural, científico, social y político de los pueblos indígenas, afrodescendientes y mestizos de la Costa Caribe. 

Hoy la comunidad universitaria llora la partida física de un amigo entrañable, pero celebra sus logros a lo largo de su vida y se regocija en el legado que nos heredó.

Donald Ríos nació el 15 de mayo de 1944, en Somoto, Madriz; en 1965 llegó a Nueva Guinea con 15 años de edad, siendo fundador de este municipio y de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN) en el recinto de Nueva Guinea y miembro del Comité Electoral de esta casa de estudios.

En 1966 se casó con la joven Irma Palma Hernández, la que al año siguiente murió de parto (fue la primera mujer que murió en Nueva Guinea). En 1967 trabajó como tractorista para el Instituto Agrario de Nicaragua, haciendo la pista de aterrizaje que en una época funcionó en Nueva Guinea.

Fue presidente de la Cooperativa Unión Campesina y presidente del Comité de Reforma Agraria en Nueva Guinea; desde ese puesto fue gestor del Hospital Hope Portocarrera, ahora llamado Jacinto Hernández, y se construyeron 4 pozos comunales, los que en esa época abastecían a todos los habitantes de Nueva Guinea.

En 1968 contrajo matrimonio con Lidia Espinoza, madre de sus 4 hijos.

En 1979 coordinó la Junta de Gobierno, hasta 1984, cuando fue el primer alcalde de Nueva Guinea, puesto desde donde gestionó la creación del municipio de Nueva Guinea, la instalación del agua potable a los 3,500 habitantes de la época y la construcción del instituto de secundaria ahora llamado Rubén Darío.

1980 fue tesorero de la Cruzada de Alfabetización en Nueva Guinea.

Logró establecer el parque municipal donde antes funcionaba la única escuela “Salinas Pinell”.

En su periodo como alcalde hizo el mercado municipal, el estadio municipal; junto con los directivos hizo la casa comunal. En 1982 hizo el primer módulo de la Alcaldía de Nueva Guinea y el 1988 hizo el módulo de dos plantas que ahora tiene la alcaldía.

Gestionó la construcción de la Cruz Roja, la ambulancia y una camioneta.

Ayudó a la construcción de Telcor, único lugar donde se hacían llamadas telefónicas y enviaban telegramas en la época.

Coordinó con la Embajada de Alemania la realización de talleres de mecánica y carpintería. En 1988, con el paso del huracán Juana, se gestionaron 35,000 láminas de zinc para dar a los pobladores y se consiguió con la Cooperación Española la construcción de 367 viviendas amplias y cómodas, 2 casas comunidades, 2 lavanderos públicos y las primeras calles de adoquín de Nueva Guinea.

En 1997, siendo presidente de padres de familia del Instituto Rubén Darío, fue gestor para traer a URACCAN a Nueva Guinea, junto a Claribel Castillo, Richard Arteaga, Gloria Jarquín (Q.E.P.D), Leonel Martínez y Anabel Leiva.

En 1996 corrió como candidato a alcalde y quedó como concejal, papel que desempeñó con mucha honradez, dignidad y entusiasmo.

Don Donald era un compañero y amigo comprometido con las buenas causas; solidario e incansable por la lucha de su pueblo; es por ello que tenerle como fundador de unos de los recinto de URACCAN y permanente acompañante en el los procesos de desarrollo de los planes de vida de esta casa de estudios ha significado un inmenso privilegio.  

Publicado:
Escrito por
Judith Robleto