Becas aseguran profesionalización de jóvenes indígenas en URACCAN Las Minas
Estudiantes de comunidades indígenas, becados por URACCAN. En el centro, Charly Bob Gonzales.

Joven mayangna: "Mi comunidad tendrá una enfermera intercultural"

Obtener una beca en la URACCAN es fundamental para un estudiante indígena mayangna o miskito que llega a la residencia estudiantil con la determinación de profesionalizarse. Así lo expresaron dos jóvenes, de Sahsa y Musawas respectivamente, quienes estudian Enfermería Intercultural en el recinto Las Minas, en su campus de Siuna.

Kenia Madelin Taylor Bruno, de la comunidad mayangna, dice que debe viajar más de nueve horas para llegar a la residencia estudiantil en Siuna, desde Musawas, ubicada en Bonanza.

“Yo tengo que viajar a pie en camino malo, por dos horas, para llegar a la comunidad de Suniwas, allí tomo un bus que me lleva hacia Bonanza; en Bonanza me voy en otro bus por dos horas a Rosita; en Rosita tomo otro bus y viajo por cuatro horas hacia Siuna”, relató Taylor Bruno.

La joven indígena afirmó categóricamente que sin la beca que le dio URACCAN no hubiera podido estudiar, pues sus padres no tienen recursos económicos para pagar una universidad. Este beneficio proviene del 6% constitucional y del fondo de desarrollo de URACCAN para impulsar el talento regional. 

“Estoy muy contenta porque además de profesionalizarme en URACCAN, mi comunidad tendrá una enfermera intercultural que ayudará a atender las enfermedades de mi comunidad”, aseguró la joven mayangna.

Charly Bob Gonzales es el otro estudiante indígena, de origen miskito, quien llegó desde la comunidad de Sahsa, jurisdicción de Puerto Cabezas. Tiene dos años de gozar de una beca otorgada por URACCAN, misma que le permite estudiar en Siuna y estar ingresado en la residencia estudiantil.

Para Charly no fue fácil el inicio, “porque uno viene entrando a la universidad, pero poco a poco uno se va adaptando. Hay muchos beneficios, por ejemplo, que no gastamos por alimentación los tres tiempos, la dormida, la energía y eso es una gran ventaja para que yo pueda seguir en los estudios”, afirmó Bob Gonzales.

Los bachilleres que desean alcanzar una beca en URACCAN deben llenar una serie de requisitos; luego, la Comisión de Becas revisa caso por caso y aprueba las solicitudes estudiantiles. De esta forma URACCAN asegura la presencia de estudiantes indígenas, afrodescendientes y de otras comunidades étnicas en los procesos de profesionalización en la Costa Caribe.

Publicado:
Escrito por
José Garth Medina