Ada Luz Bucardo: Testimonio de una mujer que sobrevivió al coronavirus
Ada Luz Bucardo en el porche de su casa, con la mirada aún triste y cansada, pero llena de fe. 

"El kahula saika fue fundamental para combatir COVID-19"

Con evidente cansancio en su mirada y en su ritmo respiratorio, Ada Luz Bucardo relató cómo enfrentó y logró superar la COVID-19 durante 16 días. “Yo me cuidaba mucho, yo era quien traía el mensaje a mi familia, era yo quien estaba pendiente de que todos estuvieran en casa a tiempo”, confesó Bucardo con voz temblorosa.  

Ella no  supo dónde ni cuándo fue contagiada, pero los síntomas eran inequívocos. “Presentaba todos los síntomas: tos seca, gripe, cansancio, llegó un momento en que no podía oler o probar el sabor de la comida”. Ahí comenzó el calvario.

Medicina tradicional fue fundamental para la recuperación

“Todos los días- afirma Bucardo- bebía Kahula saika, un té con diferentes plantas medicinales que ayuda a curar los resfríos y enfermedades respiratorias”. El nombre de esta milagrosa bebida, cuyo ingrediente principal es la planta ancestral “lula bakbak”, es de origen miskitu.     

Bucardo bebía también té de jengibre, zacate de limón, hoja de eucalipto, romero y canela. Mediante estos cocimientos, asegura, sentía gran alivio: respiraba y los dolores daban tregua a su cuerpo.

Ella fue tratada con los medicamentos occidentales con que los organismos e instituciones de salud están combatiendo el coronavirus. Sin embargo, los combinó con la medicina tradicional indígena y “con la mano de Dios” pudo superar la mortal enfermedad.

Serafina Espinoza, directora del Instituto de Medicina Tradicional y Desarrollo Comunitario (IMTRADEC) de URACCAN, confirma las poderosas propiedades curativas de las plantas usadas por Bucardo, añadiendo que ingerir cuculmeca  fortalece el sistema inmunológico.

Nunca imaginé que íbamos a tener COVID-19 en Bilwi

Ada Luz Bucardo es originaria de Bilwi. Trabaja con el Gobierno Regional. Es madre de dos niñas, por quienes oraba desde su lecho de dolor y por quienes luchó con todas sus energías, superando la COVID-19.

Bajo los árboles de su patio y con un nuevo aliento de vida, Ada luz Bucardo contó que nunca imaginó que esta enfermedad llegaría a Puerto Cabezas. “Solo escuchábamos noticias de muertos en otros países y nunca pensé ver cómo mis amistades y mis vecinos murieran de esta enfermedad”, decía con voz entrecortada.

El contagio y sus dolorosos efectos

Ada Luz se resistía a creer que estaba contagiada de coronavirus. Fueron 16 días de tormento en los que luchó por su vida. Jamás olvidará aquel 23 de mayo, día en que el virus cobraría mayor intensidad, mientras sentía que perdía la consciencia. Cada minuto era más doloroso que el anterior.

“Pero no me dejé vencer- dice orgullosa Ada Luz. Estaba casi inconsciente y cada vez que tosía miraba en mi mente a mis dos niñas y a mi mamá dándome fuerzas para no morir”.

Con lágrimas precipitándose desde sus ojos mientras empezaba a llover esa tarde, Ada Luz Bucardo agradecía a sus familiares y amistades, a las autoridades del Gobierno Regional y del Ministerio de Salud por todo el apoyo brindado en este duro proceso. Daba gracias a la sabiduría ancestral, gracias a cual sentía que había recobrado su salud, mirando la vida con optimismo y fe.

De sobreviviente de COVD-19 a consejera

Bucardo se ha convertido en una especie de consejera. Muchas personas la llaman para pedirle recomendaciones. Por ello, desde este espacio, Ada Luz pide “a las familias de Puerto Cabezas que tomemos con seriedad esta pandemia; yo sobreviví y hoy doy mi testimonio para que las personas puedan entender que unidos, juntos, podemos superar el coronavirus. Acudamos a la unidad hospitalaria más cercana para poder ser atendidos a tiempo, de la mejor forma, combinando la medicina occidental con la medicina de nuestros ancestros.”

Ada Luz no desea para nadie todo el sufrimiento que significa esta pandemia. “No aguanto este profundo dolor, solo veo a mis seres queridos en fotos y videos; esto es duro para mí, para mi familia.”

La otra cara de la moneda

Así como hay personas que se regocijan de que Ada Luz haya vencido la enfermedad, existen otras que la discriminan, lo cual ha tenido serias repercusiones en ella y en su familia. Es triste, medita Bucardo, sobre todo cuando más necesitamos estar unidos.

“Lo único que les puedo decir es que se cuiden; que cuiden a sus familias; el coronavirus está en nuestros barrios, en nuestras comunidades y no sabemos cuándo termine esta pesadilla. ¡Oremos y permanezcamos unidos!”

Próxima entrega: Espere la segunda parte de esta serie de artículos que nos van a permitir dimensionar la importancia de la medicina ancestral, el significado de "kahula saika" y cómo está siendo parte medular en el combate de la COVID-19.

Publicado:
Escrito por
Reportaje: Luis Reyes Urbina / Edición: Ricardo Guzmán