Titulo
URACCAN Nueva Guinea, celebrando el Día del Agrónomo
Estudiantes de Medicina Veterinaria e Ingeniería Agroforestal en la conferencia sobre cambio climático. 

Luchando por la armonía con la Madre Tierra

En celebración del 15 de mayo, Día del Agrónomo, en URACCAN recinto Nueva Guinea el maestro Wilson Calero, responsable de Investigación y Posgrado, ofreció una conferencia titulada “Producción agropecuaria y práctica de adaptación al cambio climático, retos y oportunidades en Nueva Guinea”, donde participó el estudiantado de Medicina Veterinaria e Ingeniería Agroforestal.

El evento fue realizado en la biblioteca Luz en la Selva, recordando la importancia de trabajar para el cuido de la madre tierra. El conferencista reflexionó sobre lo que se puede hacer para cambiar la situación medioambiental, planteando que debemos “trabajar sobre las bondades de la forestería, desarrollar sistemas ganaderos bajo un enfoque silvopastoril, una agricultura responsable utilizando semillas criollas de buenos rendimientos que se adaptan fácilmente”. Calero, además, se refirió a la necesidad de cuidar el agua y de trabajar de la mano con el productor.

Por su parte, el PhD. Eugenio López, vicerrector del recinto Nueva Guinea, aseguró que con este evento “se reconoce la madre tierra como la principal proveedora de alimento de todo lo que consumimos como humanidad”, lo cual está planteado en la Misión de URACCAN, promoviendo la armonía con la madre tierra, que es una manera de “hacer honor a todos los hombres y mujeres que trabajan la tierra y a los profesionales de la rama de la agronomía”.

Mientras tanto, el maestro Filadelfo López, coordinador del área de Recursos Naturales y Medio Ambiente, felicitó a los agrónomos y profesionales de las ciencias agropecuarias, señalando que “celebrar el 15 de mayo no es solo celebrar el Día del Agrónomo es celebrar el esfuerzo, la dedicación, el sudor de todas las familias productoras que generan la producción agropecuaria, ganadería, granos básicos, raíces y tubérculos”.

Publicado:
Escrito por
Judith Robleto