Lidia Virginia Matus Spears, una estudiante de URACCAN que conquistó el mundo subacuático del Mar Caribe
El IREMADES capacitó a Lidia, entre otros temas, en fotografía subacuática, la cual fue relevante al momento de monitorear la restauración arrecifal.  

Ejemplo de perseverancia, superación y motivación 

Sentir el sonido del agua, borboteando, al golpear contra los arrecifes y experimentar la serenidad que reina en el mundo subacuático, era imposible. Aunque siempre sintió atracción por la Biología Marina, Lidia Virginia Matus Spears, de 23 años, no sabía nadar. Jamás imaginó que conquistaría las profundidades del Mar Caribe. Y esto fue gracias a la URACCAN, que, por medio del Instituto de Recursos Naturales, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (IREMADES), tuvo la oportunidad de estudiar los arrecifes bióticos, formados por coloridas colonias de corales pétreos.

De la mano del IREMADES, Matus realizó el estudio “Restauración de arrecifes coralinos en la Reserva Biológica Cayos Miskitus”, el cual defendió recientemente en URACCAN recinto Bilwi, donde obtuvo su título en Ingeniería Agroforestal convirtiéndose en una excelente profesional, comprometida con el desarrollo social, cultural, ecológico y económico de la Costa Caribe de Nicaragua.

“El interés salió cuando me invitaron a un foro (…) de parte de IREMADES-URACCAN. El máster Marcos Williamson estaba presentando la temática ‘Índice de Salud Arrecifal (ISA) en los arrecifes coralinos de los Cayos Miskitus’. Y la verdad, desde ese momento, a mí me llamó bastante la atención, me gustó el tema y él en su ponencia hablaba que ellos como institución tenían temas de investigación, donde cualquier estudiante que estuviera interesado podía realizar su tema de estudio, pues estaban con los brazos abiertos para recibirlos, y fue ahí, donde decidí”, relató Matus.

Los primeros pasos como buzo

“Desde mucho antes me llamó la atención la Biología Marina. No tuve la oportunidad de estudiarla, pero acá se me presentó una gran oportunidad”, dijo contundentemente Lidia, quien agradece a la URACCAN haberle permitido culminar sus estudios universitarios con mucho éxito y, sobre todo, porque le permitió enemorarse de uno de los ecosistemas más diversos del planeta: los arrecifes, cuya importancia ecológica y cultural contribuye al desarrollo de las comunidades étnicas que habirtan las costas del Mar Caribe.

La iniciación en el buceo, en la cual también participaron otros estudiantes de URACCAN recinto Bilwi, constó de dos fases: primeramente, se les dio capacitación de manera virtual y presencial, “nos enseñaron todos los reglamentos, de qué se trataba, cómo se hacía, cuáles eran los pasos que debíamos seguir, qué no se debía hacer; entonces, era como una guía, como una clase; después vinieron las prácticas, que se hicieron directamente en los Cayos Miskitus”, contó la joven.

Evidentemente, al grupo de universitarios que habían decidido adentrarse en las profundidades del Mar Caribe, se les tuvo que impartir varios cursos, capacitaciones y guías instructivas, para fortalecer sus conocimientos y capacidades, y que desarrollaran habilidades en este campo poco común en el país. Los cursos fueron; “‘Open water driver’, donde nos enseñaban la primera fase para bucear, luego vino lo del buceo avanzado, también sacamos el curso de ‘Identificación de peces y corales’ y el último curso fue ‘Fotografía subacuática’, que era muy importante para hacer los monitoreos de la restauración”, detalló Matus.

Lidia contó que, al principio, el proceso bastante difícil porque significaba acoplarse a algo nuevo. “Con el tiempo logré aprender y superar todos los miedos que tenía, porque fue un gran reto para mí; porque al no saber nadar y luego ir al mar es muy difícil, me costó al principio, pero con la ayuda de mis compañeros, los del IREMADES, que fueron muy atentos, amables, me apoyaron bastante y estoy muy agradecida por eso”, narró con una hermosa sonrisa la joven ingeniera.

“Conforme pasó el tiempo y las prácticas, fui aprendiendo poco a poco”, continúo relatando Lidia Matus, añadiendo que lo que más le atrajo del mar es que “es un mundo diferente, las maravillas que tiene el océano y que uno nunca termina de conocer, es muy lindo ver cómo funciona todo debajo del agua”.

URACCAN, una institución incluyente, con Perspectiva Intercultural de Género

La URACCAN, en su calidad de institución de educación superior intercultural, mantiene la enseñanza-aprendizaje desde los enfoques endógenos y exógenos, donde el modelo educativo promueve el uso de la teoría científica de la mano con las prácticas en el campo; además, en su caminar en 26 años de fundación se mantiene como una institución incluyente y con Perspectiva Intercultural de Género, donde se brindan espacios tanto a mujeres como a hombres, para crecer en conocimientos, saberes y prácticas para el desarrollo con identidad de los pueblos de la Costa Caribe. Estudiantes como Lidia Matus son ejemplo vivo de que URACCAN cumple con su filosofía institucional.

Ante esto, Matus dijo que la universidad hace un excelente trabajo, “como universidad que le abran las puertas a los estudiantes para que puedan hacer sus investigaciones y así fortalecer sus conocimientos y hacer cosas nuevas, tomar esas iniciativas; es muy bonito, muy motivador para todos aquellos estudiantes que aún siguen en la carrera”, expresó la ingeniera.

Finalmente, Lidia Matus aconseja a la juventud caribeña a que luchen por sus sueños, “que si tropiezan, que salgan adelante; que no se queden ahí; que se levanten y que sigan adelante, que sigan luchando, nada es fácil en la vida, pero con esfuerzo y dedicación todo se consigue y sobre todo poner a Dios en primer lugar”.

Publicado:
Escrito por
Neylin Calderón