El recinto Bilwi inaugura el 26 Aniversario de URACCAN y los 33 años de la Autonomía Regional
El médico tradicional Guidean Morales, en primer plano, durante la ceremonia espiritual. 

Elementos espirituales que fortalecen los procesos autonómicos

En el acto de inauguración del XXVI aniversario de URACCAN y XXXIII aniversario de Autonomía Regional, se inició con la reflexión espiritual dirigida por el médico tradicional Guidean Morales, originario del municipio de Waspam, quien se enfocó en los cuatro elementos que componen a la Pachamama: fuego, tierra, agua y aire. Morales, por medio de su reflexión, se enfocó en el cuido de la Madre Tierra, como el no contaminar las aguas porque en conjunto fortalecen las vidas humanas y no humanas.

Asimismo, en el acto de inauguración, el doctor Enrique Cordón fue el encargado de dar las palabras de bienvenida a los invitados, invitadas especiales y a toda la comunidad universitaria, además de felicitar a los pueblos indígenas, afrodescendientes y mestizos de la Costa Caribe por estar celebrando, en este 2020, 33 años de la Promulgación de la Autonomía Regional. “Hoy estamos celebrando el 26 aniversario de la URACCAN y 33 aniversario de la implementación del proyecto de Autonomía Regional, es un proyecto político que dio origen a nuestra casa de estudios”, expuso el vicerrector del recinto Bilwi.

Además, Cordón agradeció a las y los docentes, personal administrativo y a estudiantes porque de esa manera es que se han fortalecido las Regiones Autónomas, con la entrega de “más de tres mil profesionales en las diferentes disciplinas y sigamos teniendo en nuestras aulas un promedio de 1,500 estudiantes por año, ellos contribuyen a que esos logros sean posibles”, dijo en su alocución.

Entre los principales compromisos que se están cumpliendo en el caminar de los 26 años de la URACCAN destacan: continuar promoviendo la No discriminación, a la libre expresión de opiniones, la innovación, “estamos avanzando muy bien y rápido”, expresó el vicerrector.

Cordón manifestó que la sociedad caribeña siempre ha visto a la URACCAN con mucho afecto, aceptación y confianza, “esta es nuestra segunda casa, pasamos más tiempo acá que en nuestros propios hogares. Si nosotros no cuidamos nuestra casa, nadie lo hará por nosotros, cada vez que veamos algo fuera de lugar, mejorémoslo, juntos podemos mover esta institución hacia otro nivel de funcionamiento”, finalizó el vicerrector.

Publicado: